Astrologia Reflexion

Venus: ¿qué significa en astrología?

Bienvenidxs cosmonautas! Continuamos esta serie hablando sobre planetas. En una interpretación, lo que les vaya compartiendo por aquí se puede complementar con artículos anteriores, sobre signos! De todas formas, también les voy a compartir aquí algunas puntas para pensar cada uno de los planetas por cada uno de los signos… Hoy seguimos con Venus!

La pulsión de Deseo

El deseo es el motor que propicia el movimiento. ¿Qué es la vida sino movimiento? Desde simples deseos cotidianos (“Quisiera comer tal cosa”, o “Quiero dormir”) hasta grandes propósitos (“Deseo ser actriz”, o “Deseo ser madre”), Venus relata lo que deseamos, de qué forma deseamos, y cómo nos relacionamos con el deseo como pulsión de vida.

Hay una diferencia entre la Luna y Venus. La Luna “NECESITA; Venus “DESEA”. Para un infante, DESEO y NECESIDAD son lo mismo. Sólo al crecer podemos ir diversificando, y llegando a la conclusión de que “no siempre lo que deseo, es lo que necesito”… La presencia de deseo, en principio, nos habla de sanidad mental. Quien se separa del deseo, por ejemplo, es aquél dentro de un cuadro de depresión… Pero no todos los deseos son sanos. Hay deseos que son compulsiones. Ejemplo de esto son las adicciones, que lejos de sostenerse en un deseo ligado a la pulsión de vida, se sostienen en deseos repetitivos. Hay obsesiones, hay deseos (auto)destructivos… ¿Cuántas veces nos ha pasado de sentir un deseo que nos ligaba a una repetición de nuestra historia? Como vemos, la lectura de Venus no es tan simple como parece…

La receptividad en el encuentro

Por hablarnos del deseo, Venus tiene una gran importancia en lecturas astrológicas de carácter vincular. Sobre todo, hablando de vincularidades sexo afectivas. Junto con Marte, ambos nos cuentan qué buscamos en el otro, y qué deseamos recibir del otro o construir con el otro… Que nos incentiva a compartir con el otro, qué nos pone “receptivos”…

Comprendernos a través de la Venus (y el Marte) de nuestra carta natal nos permite tener más claro qué queremos y cómo funcionamos en una relación. Qué tipo de relación nos hace sentir incluídos, y cuáles relaciones no nos son funcionales… El encuentro entre mi deseo y el deseo del otro nunca es total. Es importante entender que ambos deseos no siempre se encuentran, y ahí surge la necesidad de negociar, lo cual es más o menos incómodo. Y cuando la negociación no es posible, surgirá la frustración. Trabajar con nuestra Venus natal dentro de un vínculo supone entender que, donde nuestro deseo no tiene lugar, nosotros no tenemos lugar. Pero a su vez, si ambas partes son capaces de ver al otro como sujeto deseante, a veces tendremos que negociar para dejar pasar al otro, y su deseo diferente…

Venus x signos

Vamos a tirar puntas para comenzar a pensar a Venus en cada signo, nombrando ciertas palabras o frases que intenten responder a las preguntas “¿Qué/cómo deseo? ¿Qué deseo recibir en una relación?” Ahora: ¿esto equivale a una lectura? Claro que no, se queda cortísimo. ¿Esto intenta decirte “qué deseas”? Obvio que no, yo no te conozco. Pero la invitación es a ver qué de aquí nos resuena, para poder profundizar… Claro está que no nos van a resonar todas estas frases, porque cada quien tiene “su forma” de ser “Venus en X signo”… Hay también algunas palabras o frases que te pueden parecer “medio fuertes”. No necesariamente hablan de vos. Los signos son arquetipos, y contienen todo un espectro de posibilidades. Pero no está demás preguntarnos si a veces esto nos pasa, ¿no?

Deseo liderar. Deseo acción, decisión, pasión. Me motoriza la pelea, la discusión. También el desafío, y la competencia. Mi deseo es “llegar primero”.

Deseo estabilidad. Transparencia, honestidad y simpleza. Me enciendo allí donde puede haber placer, y el disfrute de las cosas simples. Deseo algo que camine “paso a paso”.

Deseo estímulo y risas. Mi deseo se enciende allí donde podemos expresarnos. Deseo a alguien a quien pueda intelectualmente admirar…

Deseo cuidado y protección. Mi deseo se enciende allí donde podamos habitar nuestra vulnerabilidad emocional…

Deseo exposición y brillo. Mi deseo se enciende allí donde soy mirado, donde me reconocen como “atractivo”.

Deseo orden y rutina. Mi deseo se enciende allí donde todo es predecible y donde se puedan compartir hábitos y organización.

Deseo armonía y belleza. Mi deseo se enciende allí donde todo se puede vivir y resolver en términos diplomáticos, allí donde parece no haber conflicto ni diferencias…

Deseo intensidad y profundidad. Mi deseo se enciende allí donde se viven las cosas al “todo o nada”, donde hay secretos o bien allí donde éstos se develan…

Deseo conocimiento y exploración. Mi deseo se enciende allí donde nos animamos a explorar cosas nuevas, donde se comparten los mismos ideales y convicciones, donde se puede encarar la relación con optimismo

Deseo éxito. Sea lo que sea que una relación exitosa signifique para mí. Mi deseo se enciende allí donde se pueden establecer contratos, acuerdos y estructuras para concretar cosas juntos.

Deseo lo diferente. Mi deseo se enciende allí donde podemos innovar, transgredir. Mi deseo se enciende también allí donde no hay vulnerabilidad afectiva, sino más bien un compartir intelectual.

Deseo trascendencia. Mi deseo se enciende allí donde el vínculo o la creación es un puente hacia una experiencia reveladora. Mi deseo se enciende también allí donde puedo vestir al otro con el traje de mi fantasía sobre la otredad.

Vuelvo a repetir que estas palabras y frases sueltas no tienen cómo convertirse en una lectura/consulta. Si nos quedáramos sólo con esto, reduciríamos todo a una mera dinámica de horóscopo de revista. Esto puede complementarse con los artículos anteriores sobre signos, y a su vez con los próximos, donde tocaremos otros planetas. Aquí va el ejercicio con estas lluvias de ideas que te he propuesto más arriba:

  • Ubicá el signo de tu Venus natal.
  • Leé lo que aquí dice sobre tu Venus y, papel y lápiz de por medio, registrá cualquier cosa que te venga a la mente y al cuerpo. Asociación libre.
  • Preguntate: ¿qué lugar le doy a mi deseo, aquel expresado por mi Venus? / ¿En cuáles de las relaciones interpresonales de mi vida actual siento que mi deseo tiene lugar? / ¿Cómo reacciono cuando mi deseo no tiene lugar ante el otro?

Y a vos, ¿cuáles de estas palabras te resuenan de tu Venus, y cómo las vivís?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *