Astrologia Chamanismo Sagrado Femenino

Ritual de Luna en Virgo

Un ritual de Luna en Virgo nos conecta con la imagen de La Virgen, y esto nos trae varios aspectos para trabajar. Por un lado, la Virgen es aquella que no se entrega para El Otro. Pero se entrega para sí misma y para un Propósito mayor, que la excede, en el cual ella no es Protagonista, pero si ejerce una función fundamental. Por eso, una palabra clave para acceder al arquetipo de Virgo es “Servicio”.

Por otro lado, esta cuestión nos lleva a la responsabilidad de hacernos cargo de este Servicio, de tomarlo, y de ofrecernos a través de Él. Y ahí es cuando una Luna en Virgo hace contacto con la Tierra que es, y le toca tener “los pies en la tierra” para disponer, ordenar, colocar cada cosa en su lugar… Para que el Servicio suceda, para que sea “bien servido”. Ahí Virgo puede encontrarse con su Sombra. No olvidemos que este Servicio excede a La Virgen, porque tiene que ver con el orden de lo cósmico y lo Divino. Entonces, en este Servicio, Virgo tiene el gran desafío de hacerse cargo de lo que sí puede “controlar” (y accionar sobre eso, para “hacer que suceda”). Y por otro lado, soltar aquello que está fuera de su alcance y su control…

Por eso, podemos pensar en Virgo como la imagen de “La Mujer Árbol”. Con sus raíces fincadas en la Tierra, en lo concreto, en la materia, haciendo que el árbol se mantenga en pie… Con sus ramas ofreciendo al Cielo, a lo que está más allá de nosotras. Así, Virgo nos cuenta de nuestra condición de canales de aquellas energías femeninas (Tierra) y masculinas (Cielo), y al hablarnos de Servicio, nos habla de ofrenda…

RITUAL DE LUNA EN VIRGO

Durante este ciclo de Luna en Virgo Tómate un tiempo en silencio y con los ojos cerrados en la mañana para percibir a tu Mujer Árbol. Siente como de tus pies salen raíces que se afundan en la Tierra, y te mantienen en pie, y te sostienen… Permítete sentir cómo están tus raíces cada día: ¿Húmedas o secas? ¿Gruesas o finas? Sin juicio, sólo observo…

Luego lleva la consciencia a los hombros y los brazos, y elévalos por encima de tu cabeza, despacio, con cada exhalación un poco más… Que tus ramas crezcan de forma orgánica. Permítete traer a la Tierra toda la energía del Padre Cielo por tus ramas: del Sol, de la Luna, de las estrellas… Y quédate un momento así, sólo observando esto, y sintiendo. Al terminar, sólo abre los ojos a tu tiempo, agradece y disponte a vivir tu día percibiendo tu condición de Mujer Árbol en tu cotidiano

Por la noche, prende una vela. A tu lado, coloca un papel y una lapicera. Luego de hacer una vez más la conexión con tu Mujer Árbol, reflexiona un momento sobre tu Servicio al mundo. Cuando hablamos de Servicio hablamos de tus dones y talentos que, al ofrecerlos, te llena el Corazón y hacen del mundo un lugar mejor, ayudando de alguna forma a la cura de la Madre Planeta. Esto puede tratarse de tu trabajo, lo que haces para sostenerte materialmente, o no. Intenta describir cuál crees que es tu Servicio en una frase, tómate el tiempo que necesites… 

Anota esta frase, haz un cartel bonito. Colócalo en un lugar visible de tu cotidiano, y proponte honrarla todos los días a través de actos cotidianos.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *