Astrologia Destaque Reflexion

Qué es una carta natal (y por qué hacerse una lectura)?

¡Bienvenido, lector! Si te estás haciendo esta pregunta, estás en el umbral de una puerta hacia un mundo fascinante… Simple y corto, una carta natal es una representación gráfica del cielo (visto desde la perspectiva terrestre) del momento exacto del nacimiento de alguien. Para hablar de cartas que no responden al nacimiento de alguien en particular, sino que muestran cielos de cualquier otro momento, podemos hablar de “cartas astrales”, y así la cuestión del “natalicio” queda por fuera… Por ejemplo, podemos calcular la carta astral del exacto momento de una Luna Nueva. No estamos buscando ver el cielo natal de nadie, sólo el cielo de un evento específico, ¿se entiende?

¿Esto quiere decir que la astrología tiene una concepción “antropocéntrica” del espacio? Claro que no, los astrólogos sabemos que en el Sistema Solar giramos alrededor del Sol al igual que los demás planetas, asteroides, planetoides, etc. Pero estamos intentando leer un vínculo entre el lenguaje estelar y el ser humano, que vive aquí, en la Tierra. Por eso, en una carta astral o natal (según corresponda) podemos ver a los planetas, a la Luna, incluso al Sol, como si estuviesen girando en un círculo, y nuestro planeta no está en el gráfico, porque está implícito, en el centro, desde el cual “vemos” este espectáculo giratorio…

¿Y CÓMO SE LEE? ¿QUÉ SIGNIFICAN TODOS ESOS DIBUJITOS?

En este gráfico circular vemos que los planetas giran entre dos “franjas”. La franja exterior está dividida en 12 partes iguales, cada una con 12 dibujitos diferentes. Esos son los 12 signos del zodíaco, de Aries a Piscis. Ahora, “la pregunta del millón”: “¿Por qué son 12, si hay más constelaciones? ¿Y Ofiuco?” Antiguamente, los signos eran muchos más que 12. Estaba Ofiuco y muchos otros. Con el tiempo, la astrología fue pasando por un proceso de síntesis, hasta llegar a los 12 signos. El criterio utilizado fue la eclíptica del Sol, el trayecto que recorre el Sol por el cielo. Esta eclíptica recorre estas doce constelaciones y no otras. Recuerden que la astrología se apoya en la astronomía, pero en cierto momento se separa de ella (porque si no cumpliría la misma función, ¿y qué sentido tendría eso?) y se vuelca al lenguaje simbólico, metafórico… Y eso, caso cerrado.

La franja interna también está dividida en 12 porciones, pero éstas están numeradas, del 1 al 12. Esta franja depende del movimiento de rotación de la Tierra (o sea que en casi un día da una vuelta entera). Son las casas astrológicas (y no tienen que coincidir con las 12 divisiones de la franja exterior). Cada casa está regida por un signo (Aries rige casa 1, Tauro rige casa 2, Géminis casa 3, y así hasta Piscis y la casa 12). Y casa signo está regido por un planeta (Marte rige Aries, Venus rige Tauro, Mercurio rige Géminis, y así…)

REGLA DE ORO

Ahora bien, nos vamos a guiar por esta regla mnemotécnica:

  • Los planetas son EL QUÉ (de qué parte de lo que nos conforma como sujetos estamos hablando),
  • Los signos son EL CÓMO (cómo se manifiesta esa parte de nosotros que nos constituye),
  • Las casas son EL DÓNDE (en qué escenario o campo de la experiencia esa parte de nosotros actúa con mayor preponderancia)

Como todo lo que vemos “quieto” en una carta natal o astral en realidad sabemos que está moviéndose constantemente (sobre todo el sistema de casas, que en un día dio una vuelta entera) es importante saber la hora exacta del evento del que queremos ver el cielo (un nacimiento, o cualquier otro). Y además, necesitamos obviamente la fecha, y la locación (porque Japón no ve el mismo cielo que Brasil en el mismo momento…).

AHORA LA COSA SE COMPLICA UN POCO…

Sabiendo qué contenidos carga cada signo, cada planeta y cada casa, podemos empezar a acercarnos a una lectura. Pero como las cartas cuentan historias, la cosa no es tan así como A+B=C, sino que necesitamos a una especie de “artista” o traductor que pueda ver el relato que está siendo contado en ese gráfico de forma encriptada (por eso las páginas que nos muestras nuestra carta natal y nos ofrecen una “lectura” de la misma, nos dan una interpretación hecha por un algoritmo, que es árida, impersonal, que probablemente le podría caber a la mayoría que la procurara…). AHÍ ENTRA EL TRABAJO DEL ASTRÓLOGO…

Lo último por hoy, y quizás lo más importante: ¿MI CARTA NATAL RELATA MI HISTORIA? ¿ENTONCES MI DESTINO YA ESTÁ ESCRITO? No. Nuestra carta natal es una hoja de ruta, que habla de tendencias. Es como cuando jugamos a un videojuego. Cuando empezamos el juego, tenemos la barra de energía a un determinado porcentaje; la podemos gastar toda y perder, o economizar, o encontrar objetos que nos den más energía… Contamos con determinadas armas, pero podemos intercambiar ítems de nuestro inventario por otras… Podemos pasar siempre por el mismo lugar y sucumbir ante los mismos enemigos, o aprender… Pero, si ignoramos estas tendencias, es más probable que nos mate siempre el mismo monstruo, ¿verdad?

Si te picó el bichito de la curiosidad, y querés saber lo que está encriptado en tu carta natal, la historia que allí se cuenta, ¡contactame y combinamos una lectura! Será un gran placer para mí entrar en tu mundo simbólico y oficiar de traductora…

MIRÁ ESTE CONTENIDO EN VIDEO!

https://www.youtube.com/watch?v=gXywfMJcFUg&list=PLAHatR3guoshWvi0TmXZF8Q0K22XI3YKh&index=4

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *