Astrologia Reflexion

Luna Llena en Leo

[ 28|1 ] Luna Llena en Leo: Construir como lo haría un niño…

Este ciclo lunar capricorniano, que intenta sembrar elaboraciones sobre un nuevo modelo social posible, una nueva forma de abordar la experiencia de la adultez y del límite, la figura del Niño se nos presenta… Las Lunas Llenas vienen siempre a «mostrar» con su luz, tanto lo que hay como lo que falta. Y convengamos, que cuando Capricornio refleja las formas de construcción social que venimos sosteniendo desde hace milenios, hablamos de una sociedad desde la visión del adulto que también hemos construido. Y en este sentido, Leo nos trae la visión y la dinámica de pensamiento del infante… ¿Cómo construir sociedad inyectando esta perspectiva? ¿Cómo nos va con el juego como sistema afectivo? ¿Qué alumbra el faro de esta Luna Llena en Leo dentro de este ciclo lunar en Capri?

La mirada del niño: el brillo

Si Cáncer (el signo anterior a Leo) nos habla del nicho afectivo al que el infante viene a parar al nacer, Leo nos habla de la mirada de ese infante y de cómo éste se inserta en el mundo. El Niño/la Niña es quien puede contarnos mejor acerca de nuestro propio brillo, ya que es él/ella quien se reconoce como centro de la escena que habita (por motivos obvios). Leo, con su regencia solar, nos habla de lo que nos hace especial, y de lo que nos coloca en el centro de atención. En Leo aprendemos a reconocernos en nuestra especificidad, en nuestra unicidad. Hay algo que nos hace únicos, y es nuestro brillo personal y subjetivo.

Esto ya nos recuerda algo importante. En nuestras actuales sociedades (que hoy vemos derrumbarse), impersonales, en las que somos no más que un número estadístico, nos hemos olvidado de aportar lo que nos hace únicos. Las colectividades son construidas sumando sujetos (y sujetividades)… En vez de uniformarnos al construir vincularidades, al elegir carreras y profesiones, al seguir modas, etc, ¿por qué no atender a lo que cada unx puede aportar de único y especial?

La mirada del niño: el juego

Otra cosa que nos recuerda el Niño/la Niña (y esto lo sabe cualquier persona que haya estudiado una carrera pedagógica), es que el juego construye dinámicas de pensamiento creativas. La mente de un adulto que no ha desarrollado el sistema afectivo del juego piensa en línea recta. A + B= C. La dinámica de pensamiento de quien a ejercitado lo lúdico es muchas veces una maraña, pero desde ese lugar crea alternativas, e incluye al otro. Y sobre todo, puede simbolizar situaciones diversas, para afrontar de otra manera los supuestos «fracasos» y manejar la frustración de manera creativa.

Esto está apareciendo en el campo de lo laborar/profesional con ejemplos «nuevos» pero claros: desde las oficinas de Google, hasta el incipiente crecimiento de «freelancers» y emprendedorxs independientes. Necesitamos relacionarnos de forma distinta con nuestras prácticas laborales (el ámbito más evidente donde vivimos a Capricornio como nicho de la adultez), que a su vez reúnen una diversidad de dinámicas vinculares. Necesitamos construir adulteces más lúdicas, que piensen «fuera de la caja» y que se animen a «jugar su papel de adultxs»…

Leo y el amor

Así como el Sol es centro de nuestro sistema solar, Leo rige nuestro chakra 4, el corazón y los pulmones, esos que nos permiten tomar el 1er aliento de vida, y tomar la vida en general… Cuando Don Juan le dice a Castaneda «Hay una pregunta que todo Guerrero tiene que hacerse: ¿Tiene Corazón este camino?», quizás se haya referido un poco a esto… ¿Le estamos poniendo Corazón a lo que hacemos con nuestra vida? ¿Le estamos poniendo amor a lo que hacemos? ¿Cuántxs de nosotrxs hemos recibido el mandato de nuestrxs adultxs de que, básicamente, madurar es secarse por dentro? ¿Cuántxs de nosotrxs estamos construyendo sociedad desde ese lugar? ¿Cómo serían nuestras sociedades si cada unx de nosotrxs amáramos lo que hacemos para construirlas?…

¿Cómo podríamos habitar el mundo del adulto con la mentalidad de un niño? No se trata de hacerlo desde el narcisismo propio del infante, del «mirame, mirame, mirame». Sino de sumar la dinámica lúdica de pensamiento, las salidas creativas y alternativas a los nudos y conflictos, las elecciones tomadas desde el corazón y que honren nuestra unicidad… Esta Luna llena en Leo nos recuerda que incluir la perspectiva del niño a la construcción de sociedades hechas por adultxs que se han desconectado de la voz del corazón, urge…

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *