Rito Espiral

La leyenda…

Hubo un tiempo en que reinaba la armonía en la Madre Planeta. Habia paz y respeto entre hombres y mujeres, y entre las razas. Pero la fiebre por el oro, que era para ellos la luz del Padre Sol materializada, despertó su avaricia y generó sed de poder y dominación… El caos llegó a tal límite que la Tierra tuvo que ser consumida por el Fuego para ser purificada. Y entonces, para que una nueva humanidad pudiese surgir y asi reestablecer el equilibrio perdido, la Madre Tierra materializó, en este mundo físico y con la ayuda de la Abuela Luna, su Sabiduría, Amor y Compasión… Así la Luna, en cada ciclo recorrido alrededor de Gaia, nos iba presentando una Mujer con un conocimiento particular y una enseñanza especial para ser transmitida a los Hijos de la Tierra… 13 vueltas da la Luna Alrededor dela Tierra en un año solar, y 13 son las Madres de los Clanes que, juntos, contienen toda la Sabiduría de Gaia…

 

La Mujer que Elogia y Agradece

 

 

 

Al Norte de todo territorio conocido, en la fría y quieta muerte del Invierno, he estado encontrándome con una Abuela de cabellos blancos y largos, una gran sonrisa y una mirada de ojos chinitos que a veces se pierde, como si viera otros planos de sutilezas, luz y gracia dentro de esta 3D. La primera gran lección que de Ella aprendí fue la siguiente:

“Lo único de lo que tendrás certeza, es de que vas a morir. TODOS vamos a morir aquí. Por eso, nuestra Muerte es nuestra gran maestra, siempre a nuestra izquierda… Nuestra Muerte nos recuerda constantemente que cada segundo sobre esta Tierra es un bello Presente, y como tal, debe ser honrado y agradecido…

…¿Cuánto tiempo hace que te has olvidado de agradecer?”

Me lo preguntó luego de una pausa en la que me miró a los ojos con sus ojos chinitos que ven más allá. Y tenía razón. Hacía ya un tiempo que mi caminar se había dejado gobernar por la inercia, ya hacía un tiempo que estaba dando por sentado tantas cosas… La luz y el calor de Abuelo Sol, la memoria y la guía de Abuela Luna, el alimento ofrecido por Madre Tierra, el Soplo de Vida de Abuelo Viento, el espejo de cada una de mis Relaciones humanas… Eso, si, eso fue. Creo que ahí caí, y los días comenzaron a ser exactamente iguales, y las dádivas recibidas, dadas por hecho…

[ …]

Un Otro allí afuera, en frente de mí. Un espejo. Mejor dicho, dos espejos contrapuestos, como reflejos de doble mano. En frente de mí, vi dos ojos que me miraban como a un gran tesoro hallado en el fondo del océano, o en el medio de la multitud. Y sentí que todo era conocido, que estaba en casa, que nada podía salir mal… y con confianza, entrega y presencia plena, entregué el peso de mi cuerpo hacia esos brazos, como si me zambullera en esos ojos-océanos…

Y caí. No había brazos para sostener mi peso. No había nadie, no había nada. Me golpeé fuerte contra el piso, y nada entendí. Y el dolor no era sólo del cuerpo (por el golpe), sino también por la falta de abrazo, por el no cuidado, por no haber sido “realmente mirada”… Hoy creo que el dueño de esos ojos-océanos que me miraban como a un gran tesoro, creyó que el tesoro era inalcanzable, que nunca “podría merecerlo”, y lamento en el alma que un ser tan bello haya sido tragado por las fauces de la Escasez. Hoy también creo que esos ojos-océanos que me miraban como a un gran tesoro, espejaban mis propios ojos, y la necesidad de verme a mí misma como un gran tesoro…

Pues lo cierto es que desde que caí, los días comenzaron a ser iguales unos a otros, y la Abundancia que me rodeaba comenzó a ser invisible a mi piel… Hasta que emprendí este primer viaje hacia el Norte, y allí me cobijé en los brazos de esta Abuela de cabellos blancos y largos como si la conociera de toda la vida…

[ … ]

Voy a confesarlo: en el exacto momento en que me preguntó cuánto tiempo hacía que no agradecía, tuve ganas de matarla! ¿Cómo agradecer a quién me dejó caer, a quien no me había cuidado, ni respetado, ni realmente querido? ¿Cómo agradecer una experiencia así?… Y ahí, sin que yo pronunciara palabra, la Abuela continuó:

“Si no hubieras caído, ¿crees que te hubieras sentido capaz de venir hasta aquí, haciendo este largo viaje, sorteando las dificultades de este crudo Invierno? Aquellos ojos-océanos, aquellos brazos que no te han sostenido, no hacen más que ponerte frente a frente con tu fuerza interior, la misma que te trajo hasta aquí. Verás, los desafíos que cada uno recibe del Gran Misterio no son castigos, son las lecciones que cada uno de nosotros necesita para sanar en este Buen Camino Rojo. Si viste en frente de tí ojos-océanos que te miraban como a un gran tesoro, creo que tendremos que trabajar para que tus ojos del Alma te vean a tí misma de la misma manera… Pero hoy ya es tarde; por hoy ya hemos trabajado mucho. Vuelve mañana. Tenemos mucho que hacer, ahora descansaremos. No olvides, antes de dormir, de recapitular tu día, y agradecer por las dádivas que te han sido otorgadas hoy…”

..Y sin darme cuenta, ahí comencé a levantarme. Muchos días blancos hemos trabajado juntas sobre cada uno de mis huesitos, hasta que en mi última visita, la anciana me abrazó y me dijo así:

“Ya estás erguida. Ha sido lindo ver tu proceso. Te agradezco por la hermosa honra de asistirte… Agradece conmigo.”

Y saludamos a los 7 Rumbos de la Rueda Medicinal, agradeciendo su asistencia. Nos despedimos como quien se conoce de toda la vida, y hasta ahora no la he vuelto a ver.

[ … ]

Ya han pasados muchos Soles y Lunas de aquellos encuentros con la Abuela de cabellos blancos y largos; pero de nuestro contacto (hasta la próxima vez) me ha quedado una costumbre: todas las noches, antes de dormir, recapitulo mi día, y agradezco por la luz y el calor de Abuelo Sol, la memoria y la guía de Abuela Luna, el alimento ofrecido por Madre Tierra, el Soplo de Vida de Abuelo Viento, y en cuanto al espejo de cada una de mis Relaciones humanas… Pues esas las agradezco con especial atención, incluso aquellas que a veces hacen brotan el agua de la tristeza. Porque son esas las que me avisan cuando olvidé de observar mi hermosura y grandeza…

Gracias.

Te gusto el contenido?
Suscribite para recibir más!
Nunca enviamos spam.

2 Responses

Responder a Rito Espiral Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autora

Lorena Butrón
Mujer del Clan de la Palabra, viajera, artista, terapeuta holística, astróloga y facilitadora de círculos de mujeres. Mulher do Clã da Palavra, viajante, artista, terapeuta holística, astróloga e facilitadora de círculos de mulheres.
Círculo Interno de Lectoras
Cadastro Gratuito
Nunca enviamos spam.

OCTUBRE EN RITO!

¿Quieres suscribir tu e-mail? / ¿Quer cadastrar o seu e-mail?

Recibí el Lunario de Rito Espiral de regalo! / Receba o Lunario do Rito Espiral de presente!

Nunca enviamos Spam