Astrologia Reflexion

Júpiter: ¿qué significa en la astrología?

Bienvenidxs cosmonautas! Continuamos esta serie hablando sobre planetas. En una interpretación, lo que les vaya compartiendo por aquí se puede complementar con artículos anteriores, sobre signos! De todas formas, también les voy a compartir aquí algunas puntas para pensar cada uno de los planetas por cada uno de los signos… Hoy seguimos con Júpiter!

Júpiter. “Crecer”.

Con Júpiter pasamos de los llamados “planetas personales” (los que vimos hasta ahora) a los “planetas sociales”. Hablamos de órbitas bastante más grandes, y por lo tanto, de tiempos más largos para completar un ciclo orbital. Y también por ende, de tiempos más largos es estos planetas en su paso por cada signo. Por estas razones, los planeta sociales (y el signo en el que están en nuestra carta natal, por ejemplo) no sólo nos hablan de nosotros a nivel íntimo, subjetivo. También nos cuentan de cómo nos vivimos dentro de un contexto social, colectivo, mayor y más complejo. El tema es que, para formar parte de forma activa de una sociedad, debemos trascender la etapa de la infancia. Por eso, los planetas sociales no hablan de nuestra MADUREZ.

Júpiter es, por lejos, el planeta más grande de todo el sistema solar. Si hay una palabra que define aquello a lo que señala,, es GRANDE. Nos señala por dónde nos hacemos grandes, y esto quiere decir, por dónde dejamos de ser “chiquitos”. Ser chiquitos aquí, quiere decir seguir actuando desde mecanismos infantiles (aprendidos en la infancia) que nos mantienen en un loop de repeticiones…Júpiter nos cuenta (según dónde esté en nuestra carta) por dónde nos expandimos…

Derrumbando mitos…

Esto de “lo grande” ha construido unos mitos bien banales sobre este planeta, que lo pintan como “El planeta de la buena suerte”. Como si significara que, si aprendo y actúo sobre el signo donde esta Júpiter en mi carta natal, me voy a ganar la lotería… Lamento decepcionarlos, pero: NINGÚN PLANETA DA BUENA O MALA SUERTE.

Y a este respecto les digo más. Si Júpiter nos señala el camino de nuestra “grandeza”, esto implica el doloroso acto de darnos cuenta que en el lugar de nuestras repeticiones infantiles ya no cabemos. Que nos queda “chico”, que aprieta y queda incómodo, a pesar de ser quizás el único lugar conocido y familiar que hemos habitado. Cuando digo esto me refiero a comportamientos, hábitos, lealtades, formas de relacionarse y de vivir… Dirigirse hacia la grandeza que señala nuestro Júpiter es un DESAFÍO. Que nada tiene que ver con una lectura “liviana” de la “buena suerte”…

Júpiter x signos

Vamos a tirar puntas para comenzar a pensar a Júpiter en cada signo, nombrando ciertas palabras o frases que intenten responder a las preguntas “¿Por dónde crezco?” Ahora: ¿esto equivale a una lectura? Claro que no, se queda cortísimo. ¿Esto intenta decirte “qué tenés que hacer para crecer”? Obvio que no, yo no te conozco. Pero la invitación es a ver qué de aquí nos resuena, para poder profundizar… Claro está que no nos van a resonar todas estas cosas, los signos son arquetipos, y contienen todo un espectro de posibilidades. ¿Vamos?

Crezco abandonando la condescendencia, dejando de estar tan disponible para el afuera, para los otros. Expresando la ira cuando cabe, poniendo límites a las invasiones al propio espacio… Me expando poniéndome siempre en el primer lugar de mis prioridades. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona tan diplomática, considerada y “buenita”, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco animándome a “tener”, a sumar capital que me proporcione una mayor estabilidad, incorporando una mejor educación financiera. Me expando construyendo para mí una experiencia de vida menos tumultuosa y más simple y estable… PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me hicieron pelear con la materia y vivir en la escasez, la falta y la turbiedad, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco colocando para afuera mi palabra, mi expresión. Crezco aprendiendo a ser más racional y no tan emotivo… Me expando en la socialización con mis pares. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona callada, solitaria, introspectiva o sumamente emocional, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco animándome a conectar con mi vulnerabilidad, cuidando a los demás y permitiéndome ser cuidada. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona dura, desafectuosa, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco percibiendo mi importancia, mi creatividad, lo que me hace “único”. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona insegura, sustituíble, no mirada, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco aprendiendo a actuar con coherencia, orden, pulcritud. Saliendo de situaciones caóticas. Poniendo “los pies sobre la tierra”. Cuidando de mi rutina, mis hábitos y mi salud. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona caótica, impredecible en su cotidiano, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco abriéndole espacio a la otredad en mi vida, bajando la barrera ante lo que me es disidente, distinto. Me expando gestionando la ira que me defiende de la otredad; aprendiendo a ser diplomático y justo. También tomando la postura contraria: no “desotrándome” ante el otro. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona egoísta, o iracunda, o autocentrada, o bien que e pierde en el otro, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco metiéndome en mis propias profundidades, en el contacto con lo inconsciente que rige mi existencia, integrando lo negado. Me expando despegándome de la lealtades a las que les soy fiel, que me mantienen en un círculo de repeticiones. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona desempoderada, leal a la repetición, o bien vengativa o destructiva, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco “saliendo del origen” para “encontrarme” en una versión mas “grande” de mí. Me expando desapegando de lo conocido que me mantiene pequeño, y aventurándome hacia lo desconocido. Afirmándome en mis creencias y filosofías, encontrando una verdad que se adecue a mi cosmovisión. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron en una persona dubitativa, que se achica ante la verdad de los demás, o bien demasiado dramática y solemne, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco “siendo mi propio padre”: haciéndome responsable de mí, activando cierta “dureza”. Me expando cumpliendo con mis objetivos, dejando atrás la queja y la procrastinación, sosteniendo el foco. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona demasiado dependiente, demasiado sensible, demasiado caótica y desestructurada, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco desafectándome del “rebaño”. Dejando de intentar ser igual a los demás, o ser aceptado. Me expando aceptando la escisión de la tribu de origen, y construyendo otros grupos de pertenencia. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona que siente que “no encaja en ningún lado”, demasiado sensible, o bien temerosa de innovar, y en qué situaciones actuales repito esas formas?
Crezco soltando el control, aprendiendo a ponerme “en los zapatos del otro”, empatizando, practicando la compasión. PREGUNTA: ¿Qué dinámicas de mi infancia me convirtieron quizás en una persona con miedo a perder el control, represora de su propia imaginación y creatividad, o bien a veces muy cruel, y en qué situaciones actuales repito esas formas?

Vuelvo a repetir que estas premisis y preguntas no tienen cómo convertirse en una lectura/consulta. Si nos quedáramos sólo con esto, reduciríamos todo a una mera dinámica de horóscopo de revista. Esto puede complementarse con los artículos anteriores sobre signos, y a su vez con los próximos, donde tocaremos otros planetas. Aquí va el ejercicio con estas lluvias de ideas que te he propuesto más arriba:

  • Ubicá el signo de tu Júpiter natal
  • Leé lo que aquí dice sobre él y, papel y lápiz de por medio, registrá cualquier cosa que te venga a la mente y al cuerpo. Asociación libre que le dicen…
  • Preguntate: ¿Qué desafíos te trae en la vida este camino de crecimiento?

Y a vos, ¿cuáles de estas cosas te resuenan del signo de tu Júpiter natal, y cómo las vivís?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *