Rito Espiral

El sótano oscuro

A veces en un impulso de valentía, otras por el exilio inesperado, violento o inevitable, voy al sótano. Hay allí un agujero negro que imanta todo lo que puedes ver de mí. Todo lo que me expulsa y me exilia (la mentira, el desamor, la estafa, el egoísmo, la crueldad, el abandono) me recuerda lo que olvidé. La mente suele vestirse de madre, y me sobreprotege con el olvido. Pero ahí aparece allí afuera lo que me exilia, lo que me destierra, y me señala con el dedo índice las escaleras que bajan al sótano, para recordar. La mente de arriba olvida, pero cuando hay exilio la mente del subsuelo recuerda, y mientras mi dolor busca desesperado el chivo expiatorio que le quepa mejor, desciendo de forma inevitable…

 

Todo lo que me exilia me lleva al encuentro con el zombi, con el mutante, con el deforme, con un Frankestein que se ha formado con partes que me pertenecen pero que negué, o con retazos de historias que me preceden, cimentando y condicionando mi camino a la vez. Aquellas partes de mí que he arrojado al sótano para pertenecer allí arriba, a la luz del día y las mesas familiares de domingo, junto con aquellos retazos de historias ajenas que me conté para mí, han pululado por el suelo mugriento y dejando rastros de baba, para reunirse, encajar unas con otras y formar un ser paralelo, pero de clase Z. En el fondo, el mutante me extraña, y yo también a él. Pero mientras yo lo ignoro para poder disfrutar del paseo matutino, el aumenta en ira y dolor por mi indiferencia… Creo que la mayoría de las historias repetidas que me ha llevado a la misma calle sin salida, han sido lucubradas y guionadas por el mutante desde allí abajo, sin yo darme cuenta. Es que generará toda situación posible para que nos volvamos a encontrar…

 

 

El encuentro

No podré estar en ningún otro lugar, hasta que no haya estado aquí. Maldiciendo el exilio y mi suerte, olvido que el destierro es el trampolín para ser eyectada de la mentira (y aún así, muchas veces me descubro eligiendo el falso almuerzo dominguero…). A veces pienso que lo único que no es ilusión, es este sótano y el ser que tengo en frente, que respira ronco, y me mira. Sus ojos son como un cono sin fondo, son un paseo por toda la ira a causa de mi indiferencia, y toda la nostalgia desde la última vez que me vio. En ese momento, yo descubro que mis ojos también son un cono infinito…

 

Nos sentamos uno al lado del otro en silencio, dejando que la conversa nazca sola, como siempre hacemos. Hay algo que me encanta de encontrarme con este ser, y siempre lo olvido hasta que lo vuelvo a ver: él me desazna, diluye mi confusión y mi incomprensión ante mi propio dolor, porque tiene una gran habilidad para atar cabos narrativos. Es un mutante cuenta cuentos! Siempre encontramos la punta del ovillo enredado con el que descendí al sótano. En el fondo es un gran compañero… qué pena sentir que debo elegir entre él y el mundo, es que es demasiado feo y asustador para que me vean con él…

 

 

La integración

Muchos lo llaman insight, otros revelación, en fin, me refiero a esos momentos donde se para el mundo. Me escuché y lo ví. El precio a pagar por el almuerzo familiar de domingo es negarme. Tengo a mi lado un ser que todo el mundo tacharía de horrible, sin embargo, yo lo conozco, yo lo veo. Yo sé que es un ser increíble. Y es parte de mí. Somos…

 

Quise abrazarlo, y lo amé. Hubo aceptación, hubo perdón… Me fundí conmigo.

 

Quise llevarlo conmigo, pero me dijo que todo él es demasiado de una sola vez, demasiado para él y demasiado para mí. Mejor llevarlo de a partes, para ir acostumbrando (esa es la suerte de lidiar con un Frankestein personal). Ahora caminamos juntos por la mañana de domingo, y viéndolo de día me doy cuenta de que no era tan feo… Quizás lo que lo hacía feo a mis ojos, era el exilio al que yo lo había condenado. Ambos sabemos de exilios al final de cuentas…

 

Ahora disfrutamos de la luz del sol. Y cuando toque, pues bajaremos al sótano nuevamente, para traerlo de a poquito…

 

 

 

Te gusto el contenido?
Suscribite para recibir más!
Nunca enviamos spam.

 

 

PREVIOUS POST Libra

2 Responses

  1. “me dijo que todo él es demasiado de una sola vez, demasiado para él y demasiado para mí. Mejor llevarlo de a partes, para ir acostumbrando”
    tus palabras liberan mi mente, gracias, gracias, gracias
    bella escritura

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autora

Lorena Butrón
Mujer del Clan de la Palabra, viajera, artista, terapeuta holística, astróloga y facilitadora de círculos de mujeres. Mulher do Clã da Palavra, viajante, artista, terapeuta holística, astróloga e facilitadora de círculos de mulheres.
Círculo Interno de Lectoras
Cadastro Gratuito
Nunca enviamos spam.

OCTUBRE EN RITO!

¿Quieres suscribir tu e-mail? / ¿Quer cadastrar o seu e-mail?

Recibí el Lunario de Rito Espiral de regalo! / Receba o Lunario do Rito Espiral de presente!

Nunca enviamos Spam