Astrologia Reflexion

Cuarto Creciente en Acuario

[ 23-10 ] Cuarto Creciente en Acuario: El desafío del espacio interpersonal

El trabajo de un Cuarto Creciente exige siempre, paciencia, constancia y presencia. También una considerable pizca de energía masculina para guardianar y proteger. ¿A quién? A la semilla-rezo de Luna Nueva, que esta vez se condice con un impulso libriano, relacional, vincular. En esta lunación revisamos nuestras dinámicas relacionales, la mayoría inconscientes… ¿Qué nos viene a decir, en medio de este escenario libriano, un Cuarto Creciente en Acuario sobre el cuido de la semilla?

La mutación del gérmen social

Ya en Luna Nueva esto nos había quedado claro (si no viste el astrovideo de la semana pasada, hacé click AQUÍ). El trabajo vincular no sólo nos incluye al Vos y al Yo en una dualidad que se encuentra. Sino que a su vez este Vos y Yo se convierte en la célula que se replica innúmeras veces y se ve reflejada en la gran, compleja y rica trama social… Hoy la Luna en Acuario se une a Palas, Júpiter, Plutón y Saturno en Capricornio, marcando el Cuarto Creciente de este ciclo. Siendo Ella quien cierra esta «híper-conjunción», y siendo la única del Stellium en Acuario, el discurso se ve imantado hacia un planteo social alternativo. Pasar de Capricornio a Acuario es pasar del concepto de «sociedad» ligado a la tradición, al concepto de «consciencia social». Y por tanto, la sociedad se redefine, o al menos ese es el llamado…

La compleja situación que atraviesa la humanidad en estos momentos (y nuestra capacidad de ser cada vez más conscientes de ello) marca esta lunación libriana con tintes particulares… Esta no es «cualquier lunación libriana». Libra (lo relacional) se propone como la clave para pensar la sociedad desde la consciencia social (Acuario)… Pero claro, no podemos trabajar lo relacional a nivel tan macro, si primero no lo revisamos en lo micro: el Vos y Yo. Sólo que estos cielos nos recuerdan que este trabajo, hoy en día, tiene un otro alcance e influencia…

Lo relacional: un campo más escabroso de lo que pensamos…

Mientras estamos en plena temporada lunar libriana, el Sol hace su entrada en Escorpio, y abre el trabajo del descenso al inframundo y la integración de lo perdido… Pasar de Libra a Escorpio es pasar de una concepción idealizada de las relaciones humanas, a otra mirada donde percibimos lo escabroso del campo vincular… Es pasar de «maquillar al muerto» al hacerse cargo de la putrefacción. En Libra me encuentro frente al otro y pasan cosas. En Escorpio, y en nombre de la pasión y la intensidad, me fundo con el otro, sobre todo con su material psíquico, y pierdo un poco la noción de mí. Esto casi siempre acaba en desastre… Pero sobre todo, en Libra se observan los lazos que nos unen a nivel superficial. En Escorpio, vemos los lazos «reales»: los enlaces neuróticos que unen a la víctima con el victimario. Al narcisista con el Juez o con el trapo de piso. Al inmaduro con el obsesivo-compulsivo. Y así con todos los ejemplos que se les ocurran…

En Escorpio vemos que en realidad sabemos poco del real deseo que nos mueve hacia el otro. Que lo que decimos desear, no es más que lo que «quisiéramos desear», mientras que lo que realmente deseamos, no lo podemos decir… Y no siempre porque tengamos deseos ligados con lo tabú, lo prohibido, etc. ¡La mayoría de las veces, no podemos «decir» nuestro deseo porque no somos conscientes de él! Y no sólo nos pasa en el Vos y Yo. Cuántas veces ya han visto este año, gente expresando su opinión para (supuestamente) aportar «al despertar de la humanidad»… Cuando en realidad el deseo es el de dejar en evidencia una supuesta supremacía intelectual. Creemos que conocemos nuestros deseo, pero no es así. Y cuanto antes nos pongamos a «investigar», no sólo mejores experiencias relacionales tendremos, sino mejores sociedades…

El exilio del Deseo

Hemos nombrado a la Luna creciente en Acuario (junto a su séquito capricorniano), y al Sol en Escorpio. Como cada Cuarto Creciente, ambos están en cuadratura. Y al igual que la semana pasada, en el cielo de Luna Nueva, una nueva T cuadrada marca la astrología de esta Creciente. El tercer vértice del triángulo, es Lilith en Tauro. La mujer negada, exiliada, expatriada (echada del «mundo del Padre»). La mujer que «no pertenece». La no-pertenencia es el precio por su «osadía» (si se puede decir que saberse poderosa y entera es osado, se ve que para el «Patriarca» sí lo es…).

¿Dónde radica la osadía de una Lilith en Tauro? En conectar con su Deseo y seguir sus huellas, por un lado. Evidentemente, la tensión de esta T nos vuelve a recordar que, mientras que nuestro verdadero Deseo no se nos revele, seguiremos relacionándonos a ciegas… Pero por otro lado, su osadía tiene que ver también con saberse «estable». Tauro es tierra firme, a plena luz del día. Sin embargo, la Luna en Acuario acarrea detrás de ella todo el discurso de una sociedad cayéndose a pedazos, y nos deja en claro que se vienen tiempos en los que lo constante, será el cambio. Quien no aprenda a «surfear la ola», queda sepultado debajo de ella… Conectar con el real Deseo que nos mueve hacia la vincularidad, y abrazar los momentos de trancisión, parecen ser claves de este discurso lunar. En esta T cudrada de modalidad fija, Leo (el cuarto signo fijo, no tocado por la T) se muestra como una válvula de escape ante tanta tensión. Aprender a Amar, es aprender a Amarse primero…

Mi Deseo y lxs otrxs…

Como verán, no es posible separar la vincularidad íntima y privada de la vincularidad social y pública en esta lunación. Y tiene sentido, siendo el año en que Capricornio y su elaboración de «lo social» cobra tanto peso. La vincularidad parece ser política, como todo lo demás del orden de lo personal… Quizás haya una clave en comprender (y llevar a la práctica) que lxs otrxs no son objetos de mi Deseo. Sino que una sociedad está conformada por muchos sujetos de Deseo, y que mi labor es ser sujeto de Deseo y a la vez aprender a entrar en tejido con los demás… Mansa tarea.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *