Astrologia Chamanismo Sagrado Femenino

Ritual de Luna en Cáncer

Cáncer es el primer signo de Agua de la rueda zodiacal. Con él nos vinculamos por primera vez con nuestro cuerpo emocional, y las mujeres reconocemos nuestros Ritos de Pasaje femeninos como ceremonias regidas por el elemento Agua (menarquía, menstruaciones, lubricación sexual, gestación y lactancia, menopausia). Por lo tanto, Cáncer, quien es regido por la Luna, nos muestra cómo nos han enseñado a ser Mujer, y lo que aprendimos sobre “lo Femenino”. Además, Cáncer nos retrotrae a la primera vez que hemos estado en el Agua, que fue durante nuestra gestación. Todas estas aristas cancerianas nos llevan al mismo punto de convergencia: la Madre. Cáncer hace referencia a la relación con Mamá, a las memorias uterinas, a nosotras mismas como madres de hijos biológicos o creativos, a cada Rito de Paso en el que entramos a una nueva etapa del ser Mujer…

 

***

 

Enciende una vela, y cerrando los ojos, conecta con tu respiración. Lentamente, vas a sentirte sostenida por detrás, por toda una línea de mujeres: tu madre, tu abuela, tu bisabuela, y así… Imagina una fila de mujeres que se extiende tanto que se dificulta ver los rostros de las que están más atrás… Todas esas mujeres están presentes en tu sangre menstrual; todas esas mujeres son la historia de lo femenino que te sostiene como mujer. Mientras vas respirando, siéntelas cada vez con más presencia…

 

Toma la mano de tu madre con tu mano izquierda, y tráela en frente de ti. Extiende tus manos abiertas, y permite que tu madre te dé un presente que simbolice la relación de linaje entre ambas, o la historia de todas esas mujeres hasta llegar a ti, o lo que necesitas para sentirte Madre (en cualquiera de sus formas). Sólo abre las manos para recibir, sin juicio sobre lo que tu madre te dé… Agradécele, y guarda este regalo como un gran tesoro. Despide a todas esas mujeres, sabiendo que siempre están sosteniéndote. A través de la respiración, vas a volver lentamente a la consciencia de tu cuerpo físico, hasta sentirte lista para abrir los ojos y encontrarte frente a tu vela.

 

El presente que tu madre te dio puede no ser lo que esperabas, o sí. Ahora, luego de la visualización, puedes ponerle razón si quieres: ¿Qué significa esto que has recibido dentro de la relación con tu madre? ¿Te ha costado recibir de ella un regalo? ¿Esperabas otra cosa? ¿Te ha sorprendido tu regalo? ¿Cómo fue mirar a tu madre a los ojos y reconocerte en ella?

 

 

 

[optin-cat id=»27″]

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *