Astrologia Reflexion

Cuarto Menguante en Géminis

[ 10|9 ] Cuarto Menguante en Géminis: La construcción de la identidad. El horizonte y la utopía.

Menguar es la fruta madura que se desprende del árbol y cae. Hay un ciclo que anuncia su culminación, y la última consigna es la recapitulación de lo caminado, y la limpieza del terreno para la próxima siembra. Un Cuarto Menguante nos marca siempre las directrices que guían este soltar en cada narrativa lunar. Dentro de esta lunación leonina de revisión de nuestra identidad, nuestro Brillo, la pulsión narcisista y la conformación/disolución de los límites del Yo, ¿qué nos trae un Cuarto Menguante en Géminis?

Lo orgánico en la narrativa lunar

Bueno, sólo lo digo por última vez para siempre recordarlo (juro que en la lunación siguiente no insisto más). Al haber tenido este año dos Lunas Nuevas en Cáncer consecutivas, todo el discurso lunar se ha «corrido», generando nuevos discursos. Básicamente, un ciclo lunar es un diálogo Luna-Sol, conformado por una conjunción (0°) en Luna Nueva, dos cuadraturas (90°) en Creciente y Menguante, y una oposición (180°) en Luna Llena. Por lo tanto, la astrología lunar está normalmente marcada por signos que encontramos a cada 90° en la rueda zodiacal. Esta geometría se ha corrido un poco, y como les digo, esto no significa que el cielo esté «deforme», sino que simplemente otros relatos y narrativas emergen… En esta lunación comenzada en Leo, en vez de tener un Cuarto Menguante en Tauro (lo esperable) lo tenemos en Géminis.

La comprensión que intenta explicar. Hacer corpóreo lo difuso.

¿Has visto que comenzamos en Leo, nombrándonos como «Yo» y percibiendo nuestra grandeza, brillo e importancia? ¿Y que el camino nos ha llevado hacia una Luna Llena en Piscis de la disolución total de los límites de la identidad individual? Pues una menguante mental intentará comprender qué ha pasado, cómo me reconfiguro, y bajo qué forma… Géminis es el primer contacto con el Aire: nuestra mente, nuestra psique, nuestros pensamientos e ideas, la mente analítica y racional, y la palabra que expresa y da cuerpo a lo incorpóreo…

La Luna «necesita». Siempre. Es el password lunar. O uno de los principales. Necesita porque está ligada al concepto de «falta». Pero no cualquier falta, una falta vital, la falta que experimenta el infante en su experiencia inaugural… Una Luna en Géminis necesita explicar. Necesita que las cosas tengan una explicación lógica. Quizás estos procesos de disolución y reconfiguración del Yo no tengan una explicación satisfactoria por ahora como a Géminis le gustaría, entonces habrá que «menguar la ansiedad» (muy ligada al Aire como elemento…).

Un Cuarto Menguante en Sagitario escondido… La dinámica de las T cuadradas.

Esta astrología de Menguante se conforma bajo la configuración conocida como T cuadrada. Una oposición, dos cuadraturas. Tensión y dinamismo. Resiliencia. Trabajo por hacer… Un Sol en Virgo que muere por controlar la disolución de sus propios límites, opuesto a un Neptuno en Piscis (la disolución total), y ambos cuadrados a la Luna en Géminis en su fase Menguante, que necesita explicar desde la lógica lo que quizás por ahora escapa a las leyes de la comprensión…

En las T cuadradas, la válvula de descompresión es el cuarto signo de la cruz (en este caso, cruz mutable) que no está tocado por la T. En este caso, el cuarto signo mutable que se configura como la equis de la ecuación es Sagitario (donde la Luna expresó su fase Creciente esta vez). ¿Recuerdan lo que dijimos hace dos semanas? La búsqueda identitaria profunda y filosófica, que trasciende lo que aprendí sobre mí mismx cuando infante… Si ya no tengo por qué ser aquel infante precisado de amor y atención (Leo) para sentirme querido e importante, ¿pues entonces quién soy?

Lo cierto es que «no somos», sino que «estamos siendo» constantemente. Ya no soy la que fui al despertarme hoy, ni soy la que seré dentro de una hora. A cada paso, la inercia o bien una decisión. La construcción de lo identitario no es algo tan «calmante» como un destino al cual llegar, sino más bien una arcilla en constante proceso de modelado. Puedo sentir el vértigo de lo incierto, lo no establecido, lo eternamente inacabado, o bien la libertad total… Galeano decía: «La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar«. Eso es un poco el sabor que nos deja esta astrología de Menguante…

Un recordatorio de madurez en la lunación de la niñez

Finalmente, un quincuncio entre la Luna Menguante en Géminis y Júpiter en Capricornio nos pregunta si realmente entendimos que el trabajo con el Niño/la Niña interior no es «volvernos niñxs»… La niñez es una fase que ya pasó. Y si bien debemos llevarla a nivel arquetípico en nuestro interior, no es para recaer en la pulsión narcisista infantil, porque esa ya no tiene ningún sentido ahora.

Ahora somos lxs adultxs que toman a nuestrx Niñx interno de la mano y lo llevan hacia el horizonte de Galeano, convirtiendo la utopía en realidad. Ya no más solx, ahora enterxs ambos: niñx y adultx. Júpiter en Capri marca la posibilidad de expansión en el madurar, en el tomar la adultez entre las manos y poder regocijarnos en ella. Madurar no es convertirse en ese viejo rancio y seco, es también un buen vino que se añeja… Como dijimos antes, a cada paso, la inercia o una decisión.

Menguemos. Aremos la tierra de siembra. Soltemos, vaciémonos sólo de aquello que ya no está al Servicio. El narcisismo, la necesidad de ser mirados para poder validarnos, ya no es necesaria. Quizás funcionó bien en un momento, tiempo atrás. Pero ya no. Ahora hay que aprender a amarnos y amar de otra manera, por otros motivos. Que el Brillo sea genuino y verdadero, y que se exprese desde la generosidad de quien lo genera constantemente y por sí mismx…

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *